1766

CARLOS III. INTERROGATORIO SOBRE UN PASQUÍN EN ZARAGOZA. 1766

Posted on Actualizado enn

Testimonio de un acusado, al parecer miembro de la administración regnícola, de ser el autor de un pasquín llamando al motín en Zaragoza. Interrogado por el Capitán General de Aragón sobre su autoría, también fue requerido a que delatase a los vecinos de la parroquia de San Pablo que acudieron a la casa del Intendente, marqués de Avilés, con intención de amedrentarle. Zaragoza, 4 de abril de 1766.

(España. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte A. G. S. Guerra Moderna legajo 578)

            Ayer tres del corriente, como a cosa de las dos de la tarde, fui llamado a la Secretaría del Exmo. Sr. Marqués de Castelar, y estando en ella por un oficial de dicha Secretaría se le dijo que copiase un Pasquín; lo ejecuté inmediatamente  quedándome copia de él, y habiendo subido a la habitación de D. Juan de Rezano se lo entró a S. E., quien se sirvió inmediatamente mandar entrase en su gabinete, y estando en él con S. E. tan solamente y con la puerta cerrada se me preguntó si había puesto aquel Pasquín, a lo que respondí (con bastante sentimiento de tan mal juicio) que cómo podía yo ejecutar semejante atentado, y que no había perdido el juicio, y en seguida me preguntó S. E. quiénes eran los hombres que de la Parroquia de San Pablo habían estado en casa del Señor Intendente; respondí no los había visto ni oído mas de lo que el mismo Sr. Intendente le había dicho por la mañana de que habían estado dos hombres a decirle que si ocurría algo no tenía sino es alzar el dedo, y que preguntando Su Señoría quiénes son Vms., que no los conozco, y que no se metiesen en nada, que no había motivo para ningún asunto; que volviendo a preguntar quienes eran, tomaron la puerta. Y aunque hubo más palabras mías se reducían a suplicar a S. E. me dijese los motivos para hacer tanto tiempo de estar decaído de la gracia de S. E., y que para comprobar mi letra tenía en los estantes de su Secretaría de toda clase de letras que por espacio de 6 años había ejecutado en su Secretaría.  

*Selección y transcripción de Enrique Giménez López, 2017, bajo licencia Creative Commons “Reconocimiento – No comercial”. El autor permite copiar, reproducir, distribuir, comunicar públicamente la obra, y generar obras derivadas siempre y cuando se cite y reconozca al autor original. No se permite utilizar la obra con fines comerciales.

88x31

CARLOS III. DECISIONES DEL REY ANTES LOS MOTINES DE 1766

Posted on Actualizado enn

Manuel de Roda comunica al Conde de Aranda, nuevo Presidente del Consejo de Castilla, las líneas a seguir frente a los motines de 1766, oído el tribunal: castigar a los amotinados e instigadores; no aceptar las rebajas de los comestibles obtenidas bajo coacción, especialmente en Zaragoza y Cuenca; que el Consejo tome las medidas que considere oportunas, que serán ratificadas por el monarca a la mayor brevedad¸ y prohibir los escritos sediciosos “perjudiciales a la pública tranquilidad”.

(España. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte A. H. N. Consejos legajo 17.801)

            Por el Sr. D. Manuel de Roda separadamente de la resolución tomada por S. M. sobre la consulta que hizo el Consejo en razón de los alborotos y motines sucedidos en Zaragoza y Cuenca, entre otras cosas se me ha prevenido de orden de S. M. lo siguiente:

            “Exmo. Sr. He dado cuenta al Rey de la Consulta del Consejo que V. E. me ha incluido, y devuelvo con su resolución, en que se conforma S. M. sobre los dos puntos que propone, el primero que conviene castigar en los Pueblos donde han sucedido Alborotos y Motines a los autores y auxiliadores de ellos. El segundo, que los Magistrados no están obligados a mantener las bajas de los precios de los abastos que han prometido solo por la necesidad y fuente de las asonadas y levantamientos para el fin de sosegar la Plebe. Pero me manda S. M. prevenir a V. E. que no por este justo motivo se debe desaprobar a los mismos Magistrados, lo que en la misma urgencia y necesidad hicieron mayormente habiendo logrado por este medio el fin de la quietud, y la tranquilidad que deseaban”.

            “Así se escribió al Comandante de Zaragoza, y al Intendente de Cuenca. Al primero respondió el Sr. Marqués de Grimaldi lo que avisará a V. E. y Yo previne desde luego al Obispo Gobernador del Consejo. Al segundo respondí Yo, que S. M. aprobaba las providencias que había tomado para precaver las resultas y las bajas que había hecho de los abastos, obligado de la necesidad urgente, y sin libertad para otra cosa. Que para las facultades y licencias que necesitase la Ciudad por ocurrir al Consejo donde se atendería a su justicia, y a la equidad que pide la constitución presente. Y que de cualquier ulterior novedad avisase, y al mismo tiempo diese cuenta al Consejo, pues por ahora no podóa tomar S. M. desde luego otra resolución alguna”.

            “Ahora escribe el mismo Intendente la carta que incluyo adjunta que he hecho presente al Rey, y me ha mandado S. M. remitirla a V. E. para que haga de ella el uso conveniente en el Consejo, ordenándome responderle, como lo ejecuto esta noche, que S. M. aprueba sus providencias, y que haya vuelto a sus antiguos precios los abastos que dice, y que en cuanto al pan procure hacer lo mismo luego que pueda, y las circunstancias se lo permitan”.

            “De aquí inferirá V. E. la voluntad del Rey, y que no es su ánimo separar del Consejo el conocimiento y resolución de estos negocios; con lo cual respondo la pregunta de V. E., pues aunque Comandantes e Intendentes den cuanta a S. M. por las vías reservadas, se tomará providencia alguna que no sea de las que piden pronta y urgente resolución, u de las que solo dependan inmediatamente de la Soberanía, y aun en estos casos se dará desde luego aviso al Consejo para su inteligencia. Debiendo entenderse lo mismo de las providencias que el Consejo diere por los recursos que las Ciudades le hicieren en derechura, pues siendo asuntos de su autoridad ordinaria los expedirá como estime más conveniente, y siendo de los que es preciso consultar a S. M. para la resolución, o Decretos que deban expedirse, se resolverán por el Rey con la mayor brevedad, y con la uniformidad que corresponda a las circunstancias que sean semejantes, o variedad en las diferentes. Todo lo cual me manda el Rey prevenirlo a V. E.”.

            “También me manda S. M. pasar a V. E. con el mismo fin la carta adjunta del Gobernador de Alicante, con la advertencia de que S. M. le ha aprobado por ahora la baja del pan y harina, sin embargo de la quiebra que sufrirá el Pósito, y se ha dado orden por la vía de Hacienda para que se le suministre de los almacenes el trigo que exista del Rey en ellos, aprobándole que se haya prevalido del necesario desde luego”.

            “Ha parecido a S. M. muy conveniente prohibir con bando en la forma que lo ha resuelto el Consejo los escritos sediciosos que se producen perjudiciales a la pública tranquilidad conforme a las Leyes del Reino”.

            Lo que prevengo a v.m. para que dando cuenta al Consejo, lo pueda tener presente con dicha consulta.

            Dios guarde a v. m. muchos años.

            Madrid, 17 de abril de 1766.

            El Conde de Aranda a Ignacio de Igareda.

*Selección y transcripción de Enrique Giménez López, 2017, bajo licencia Creative Commons “Reconocimiento – No comercial”. El autor permite copiar, reproducir, distribuir, comunicar públicamente la obra, y generar obras derivadas siempre y cuando se cite y reconozca al autor original. No se permite utilizar la obra con fines comerciales.

88x31

CARLOS III. IGNACIO CASTELLS, NUEVO ALCALDE DE BARCELONA. 1766

Posted on Actualizado enn

Para la Alcaldía Mayor de Barcelona es designado Ignacio Castells y Casanova, catalán de Tremp, cuyo abuelo y padre participaron en las Cortes de 1701 y 1705, con estudios de Derecho en la Universidad de Cervera. Tras su paso por la Alcaldía de Barcelona fue magistrado de la Audiencia de Cataluña. Su hijo, Miguel Castells y Foxá, fue Alcalde del Crimen de la Audiencia de Cataluña desde 1815 y Oidor de la misma Audiencia desde 1823.

(España. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte A. G. S. Gracia y Justicia legajo 159)

La Cámara 12 de julio de 1766 propone para una de las Varas de Alcalde mayor de la Ciudad de Barcelona.

            En 1º lugar a D. Epifanio Fortuny.

            En 2º a D. Ignacio Castells y de Casanova.

            En 3º a D. Antonio Alcaide.

            El 1º ha servido las Varas de la Villa de Villafranca del Panadés, la de la Ciudad de Lérida, y últimamente la de la Villa de Momblanch, en Cataluña, que se le confirió en año de 1760.

            De este sujeto, y de los otros dos propuestos se han pedido informes a D. Pedro Ric, y dice este Ministro no conoce a ninguno, pero que habiendo preguntado a D. Antonio Veyán, que acaba de ser Ministro de la Audiencia de Barcelona, y pasa a Regente de la de Asturias, le ha asegurado conoce a este primero propuesto, y que le considera por muy hábil, sin que haya oído queja alguna de él, antes bien, en las Comisiones que se le dieron por su Sala, las ha desempeñado con celo, pureza, y acierto.

            Que del segundo tiene noticia ha cumplido en las Varas que ha servido de la Ciudad de Manresa, la referida de Momblanch, y modernamente de la Villa de Igualada que se le dio el año de 1763 sin haber oído tampoco queja alguna de su conducta, pero que no tiene de éste las noticias prácticas que del primero. Acaba de servir la de Lérida.

            Del tercero, expresa D. Pedro Ric no le conoce, pero que le han dicho es razonable. Cuando a este sujeto se le consultó el año de 1762 para la Vara de la Villa de Berga, en Cataluña, que se le confirió, se tuvieron presentes los informes que en el antecedente de 761 dio D. José Aparicio con motivo de haber sido propuesto en tercero lugar para la de la Villa de Sahagún, reducidos a que le habían asegurado que era mozo de muy buena habilidad y concepto, soltero, y como de 30 a 32 años de edad; que había asistido en estudio de Abogado de Crédito con aplicación y aprovechamiento, y que era lástima que la Cámara hubiese dedicado a una Vara tan corta como aquella a este sujeto, y a los otros dos que también propuestos para ella, que igualmente eran muy hábiles.

*Selección y transcripción de Enrique Giménez López, 2017, bajo licencia Creative Commons “Reconocimiento – No comercial”. El autor permite copiar, reproducir, distribuir, comunicar públicamente la obra, y generar obras derivadas siempre y cuando se cite y reconozca al autor original. No se permite utilizar la obra con fines comerciales.

88x31

CARLOS III. CAMPOMANES NOMBRADO FISCAL ÚNICO PARA LOS TUMULTOS EN CASTILLA Y ARAGÓN. 1766

Posted on Actualizado enn

Decreto del Consejo para que el Fiscal Pedro Rodríguez Campomanes acuerde con el Presidente, Conde de Aranda, aquella providencias que sean urgentes en el asunto de los motines en todos los territorios de la Monarquía.

(España. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte A. H. N. Consejos legajo 17.801)

1766 CAMPOMANES FISCAL MOTINES

1766 CAMPOMANES FISCAL MOTINES

Respecto de hallarse presente el Sr. Fiscal D. Pedro Rodríguez Campomanes se le pasen inmediatamente todos los expedientes concernientes a tumultos, así de Castilla como de Aragón, y si hallase alguna cosa urgente, acuerde con Su Excelencia la providencia que convenga, sin que se detenga a comunicarlo con el Sr. Sierra.

Madrid, 19 de abril de 1766.

*Selección y transcripción de Enrique Giménez López, 2017, bajo licencia Creative Commons “Reconocimiento – No comercial”. El autor permite copiar, reproducir, distribuir, comunicar públicamente la obra, y generar obras derivadas siempre y cuando se cite y reconozca al autor original. No se permite utilizar la obra con fines comerciales.

88x31

CARLOS III. PASQUINES EN CARTAGENA. 1766.

Posted on Actualizado enn

El Gobernador de Cartagena, conde de Bolognino, remite copia de dos pasquines aparecidos en la ciudad. En el primero se amenaza a dicho Gobernador con ser “quemado y frito en aceite hirviendo” si no rebaja el precio de los comestibles.

(España. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte A. G. S. Guerra Moderna Suplemento legajo 578)

1766 4 8 PASQUINES EN CARTAGENA

1766 4 8 PASQUINES EN CARTAGENA

Copia: Los moradores de esta Leal Ciudad piden forzosamente al Gobernador que los víveres comestibles vean a menor precio, y de lo contrario será el mencionado Gobernador quemado y frito en aceite hirviendo.

Otro: Mañana día 8 se vende el pan en el horno del tío Basilio o en otro cualesquiera a ocho cuartos hecho de agua y harina. Se advierte al público para que acudan a la hora del repartimiento de dicho pan, que será desde las cinco de la mañana hasta la diezx de la noche, y que habrá para todos, y poca bulla.

 

 

*Selección y transcripción de Enrique Giménez López, 2017, bajo licencia Creative Commons “Reconocimiento – No comercial”. El autor permite copiar, reproducir, distribuir, comunicar públicamente la obra, y generar obras derivadas siempre y cuando se cite y reconozca al autor original. No se permite utilizar la obra con fines comerciales.

88x31

CARLOS III. INCREMENTO DE PANADEROS EN PALENCIA PARA EVITAR EL MOTÍN. 1766.

Posted on Actualizado enn

Un día antes de la conmoción que afectó a la ciudad de Palencia, el corregidor-Intendente José Firmat se dirige al Conde de Aranda, presidente del Consejo, comunicándole las medidas tomadas para incrementar el número de panaderos para mitigar así la falta de pan para la población, con hornos costeados por el Ayuntamiento. Palencia, 22 de abril de 1766.

(España. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte A. H. N. Consejos legajo 18.101)

1766 4 22 PALENCIA 2_Página_1

1766 4 22 PALENCIA 2

Muy Sr. mío: habiendo experimentado desde mi ingreso a esta Ciudad que la escasez de panaderos que hay en ella tenía expuesto su común a la falta del pan necesario para su abasto, y que de valerme de los forasteros carecía de su puntual asistencia, y estaba sujeta a la alteración continua de su precio y a otros inconvenientes que he tocado, he logrado con la frecuencia de mis diligencias, autorizadas últimamente con la Real provisión del Consejo expedida en 30 de octubre del año antecedente para la policía interior de granos del Reino, el establecimiento de 12 panaderos, que con acuerdo de este Ayuntamiento se han situado en esta Capital, con la condición de que por cuenta de la misma se les hiciese hornos a su satisfacción: y consintiendo en 4.398 reales el importe de su coste, suplico a V. E. tenga a bien noticiarlo al Consejo para su aprobación, con la orden correspondiente a que este gasto se reintegre del producto de Propios y Arbitrios en la cuenta de esta Contaduría.

Nuestro Señor guarde a V. E. muchos años.

Palencia, 22 de abril de 1766.

José Firmat al Conde de Aranda.

*Selección y transcripción de Enrique Giménez López, 2017, bajo licencia Creative Commons “Reconocimiento – No comercial”. El autor permite copiar, reproducir, distribuir, comunicar públicamente la obra, y generar obras derivadas siempre y cuando se cite y reconozca al autor original. No se permite utilizar la obra con fines comerciales.

88x31

CARLOS III. REPRESIÓN DEL MOTÍN DE ZARAGOZA. 1766.

Posted on Actualizado enn

El Capitán General de Aragón informa al Secretario de Estado que tras catorce días de sesiones de mañana, tarde y noche de la Audiencia, han sido condenados a muerte por el motín acaecido en Zaragoza once de sus cabecillas por “incendiadores de las casas, saqueadores y ladrones de ellas, tumultuadores del Pueblo, y con todas cuantas malas propiedades se puedan discurrir de un hombre humano”, y muchos los encarcelados y los castigados a azotes, enviados a los presidios de África y al destierro. Zaragoza, 19 de abril de 1767.

* (España. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte A. G. S. Guerra Moderna legajo 578)

1766 4 19 ZARAGOZA CASTELAR (2)_Página_1

1766 4 19 ZARAGOZA CASTELAR (2)

Exmo. Sr.

Muy Sr. mío: he recibido las cartas de V. E., las dos con fecha de 15, contestando las noticias en que comuniqué los progresos de todo cuanto iba ocurriendo en el Tumulto de esta Ciudad en fechas de 11 y 12, en las que me manifiesta V. E. lo agradables que han sido al Rey mis esmeros y aplicación en procurar restablecer con prontitud el buen orden de Gobierno interrumpido con el motivo del pasado motín, en cuyo particular me he dedicado a contarlo de raíz, no sin la esperanza de que muy presto he de avisar a V. E. que así en Zaragoza como en todo Aragón se tiene aquel sosiego y quietud que antecedentemente se experimentaba.

Por lo que mira a la Tasa de Granos, y prohibición de su extracción del Reino, debo decir que en el mismo correo que hice presente a V. E. la intención en que estaba de publicarla en todo Aragón, se lo avisé al Obispo Gobernador para que lo participase al Consejo, y por el correo del día 15 practiqué lo mismo comunicándoselo al Conde de Aranda; pero sin embargo me pareció muy de mi obligación el avisarlo a V. E.

Descendiendo al particular de los delincuentes, tengo la plena satisfacción de poder decir a V. E. que hasta el día de hoy son once los que se han castigado con la pena capital, y todos ellos capataces cabezas del Motín, los que fijaban los pasquines, y todos incendiadores de las casas, saqueadores y ladrones de ellas, tumultuadores del Pueblo, y con todas cuantas malas propiedades se puedan discurrir de un hombre humano.

Son muchos los presos que están en las cárceles por este feo delito, cuyas causas se siguen con toda celeridad, y son bastantemente los castigados con la pena de azotes, Presidios de África, y destierros, y se libertan a muchos que aunque se cogieron en la confusión del Motín, no les ha resultado la menor culpa.

La Audiencia ha concurrido 14 días al Palacio de mi residencia por la mañana, tarde y gran parte de la noche, y haciéndome cargo que los reos más principales estaban castigados, que la vindicta pública estaba en mucha parte satisfecha, que se padecía mucho atraso en las dependencias de Justicia, le he dicho al Regente que concurra con los Ministros a las Casas de la Audiencia, y que allí se empleen las dos primeras horas en los asuntos de Justicia y Gobierno que ocurran, y lo restante de la sesión, y más si fuese menester, en el despacho de los reos de tan infame delito; y por el deseo grande que tengo de extinguir tan perniciosa gente, procuro no perder instante con el fin de que no quede memoria de ellos, que no se apara mayor horror y escarmiento de los Siglos; y atendiendo que pueden alentarse algunos malhechores fugitivos creyendo que no se miran con igual seriedad las Causas, tengo intención de asistir algún día a la Audiencia para que vea el Pueblo se continúa en perseguir tan infame canalla.

Continua la tropa en el cuidado y resguardo de la Ciudad, pero con menor fatiga, porque la necesidad no es tanta, y es razón se le de algún descanso; y esto mismo practico con los honrados Labradores celadores de la Ciudad, los que patrullan día y noche, alternando respectivamente las cuadrillas.

Tengo por cierto que todo el Reino está sosegado desde el mismo instante que se publicó la Tasa, porque siendo así que en los días antecedentes, a toda hora y a todo instante venían propios y Memoriales de los Lugares, incesantemente se experimenta que en estos dos días últimos no se ha hecho ningún recurso, que es la prueba más cierta de la Paz y sosiego en los Pueblos, y de lo que arredran y contienen los castigos.

Nuestro Señor guarde a V. E. muchos años como deseo.

Zaragoza, 19 de abril de 1767.

Marqués de Castelar a Marqués de Grimaldi.

*Selección y transcripción de Enrique Giménez López, 2017, bajo licencia Creative Commons “Reconocimiento – No comercial”. El autor permite copiar, reproducir, distribuir, comunicar públicamente la obra, y generar obras derivadas siempre y cuando se cite y reconozca al autor original. No se permite utilizar la obra con fines comerciales.

88x31

CARLOS III. PASQUÍN AMENAZADOR EN BURGOS. 1766.

Posted on Actualizado enn

Texto de un pasquín interceptado en Burgos el 20 de abril de 1766 donde se amenazaba a las autoridades de morir lapidadas por ser ladrones, con especial referencia al Corregidor-Intendente, Alcalde Mayor, y al responsable de las Milicias.

* (España. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte A. H. N. Consejos legajo 17.802)

1766 4 20 PASQUIN EN BURGOS

1766 4 20 PASQUIN EN BURGOS

 

Copia de uno de los pasquines de Burgos.

Noticia de los malvados

ladrones de esta Ciudad

que por su infame maldad

morirán apedreados.

Intendente y Contador

Villar, Burguillos, Castilla

el Tesorero y Guadilla

con el Alcalde Mayor.

El Mayor de las Milicias

y con ellos sus secuaces

a manos de los audaces

pagarán sus injusticias.

La ocasión no ha llegado

de acabar con los ladrones

y con ellos los bufones

que tanto daño han causado.

 

*Selección y transcripción de Enrique Giménez López, 2017, bajo licencia Creative Commons “Reconocimiento – No comercial”. El autor permite copiar, reproducir, distribuir, comunicar públicamente la obra, y generar obras derivadas siempre y cuando se cite y reconozca al autor original. No se permite utilizar la obra con fines comerciales.

88x31

CARLOS III. PETICIÓN DE TROPAS PARA SOFOCAR LOS MOTINES EN POBLACIONES DE VIZCAYA. 1766.

Posted on Actualizado enn

Los Diputados Generales de Vizcaya solicitan al Gobernador, conde de Villatorre, el envío de tropas para sofocar los motines que se han extendido por localidades vascas tras contagiarse de las alteraciones en las poblaciones guipuzcoanas de Azpeitia, Azcoitia y Bergara.

* (España. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte A. G. S. Guerra Moderna legajo 578)

1766 4 24 VIZCAYA_Página_1

1766 4 24 VIZCAYA

Copia de carta de la Diputación del Señorío de Vizcaya.

Muy Sr. mío: Hállome en el conflicto de que algunos vecinos de Guipúzcoa, que se han amotinado, y cometidos muchos excesos, en las Villas de Azpeitia y Azcoitia, Bergara, y otras, se han introducido en mi territorio por la Villa de Marquina, sembrando la falsa voz de que la Piedad del Rey ha mandado por orden general que se baje el precio de los granos a veinte y seis reales la fanega de trigo, diez y seis la del maíz, y a esta proporción todos los demás mantenimientos, y dejándose mis hijos sorprender incautamente de una gente abandonada y perdida, desenfrenándose y perdiendo el respeto a la Justicia. Con lo que me tienen medio sublevados algunos de mis Pueblos, para cuyo remedio necesito precisamente alguna tropa arreglada, con cuya presencia entrarán desde luego en los límites de la razón, sin que haya necesidad de la menor efusión de sangre, y podré imponer los justos merecidos castigos a los que resultaren culpados; espero que V. S. como tan fiel servidor del Rey me preste el auxilio de tres Compañías, que con el consentimiento de V. S. avisaré el día en que hayan de salir.

Aprovecho esta ocasión para ofrecerme a la disposición de V. S. muy deseoso de sus órdenes, y de que Nuestro Señor dilate su vida muchos años.

Vizcaya, 24 de abril de 1766.

  1. Antonio de Landecho, Diputado General; D. Domingo Gregorio de Beteluri, Diputado General. Por el Muy Noble y Muy Leal Señorío de Vizcaya, su Secretario José de Uribe, al Sr. Conde de Villatorre. 

    *Selección y transcripción de Enrique Giménez López, 2017, bajo licencia Creative Commons “Reconocimiento – No comercial”. El autor permite copiar, reproducir, distribuir, comunicar públicamente la obra, y generar obras derivadas siempre y cuando se cite y reconozca al autor original. No se permite utilizar la obra con fines comerciales.

    88x31

CARLOS III. MEDIDAS TOMADAS EN FILIPINAS PARA MEJORAR LA ADMINISTRACIÓN DE LOS BIENES OCUPADOS A LOS JESUITAS. 1766.

Posted on Actualizado enn

El Consejo Extraordinario informa al monarca de las disposiciones que ha sido necesario tomar en las islas Filipinas para mejorar la administración de los bienes que fueron de la Compañía de Jesús en aquel Archipiélago, y que sirvan “para recompensar los gruesos gastos con que han estado costeando, y continúan desde le extrañamiento a suplir las temporalidades de España los alimentos de los expatriados de Manila y todas las Islas Filipinas, sin que hasta ahora haya venido cantidad alguna de aquellos parajes”.

* (España. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte A. G. S. Gracia y Justicia legajo 691)

1776 10 21 FILIPINAS_Página_1

1776 10 21 FILIPINAS

Señor.

Con motivo de haber reconocido el Consejo Extraordinario de los diferentes papeles dirigidos de la Ciudad de Manila respectivas al extrañamiento y ocupación de temporalidades de los Regulares extinguidos en aquellas Islas, no procederse en este asunto con arreglo a las Reales Cédulas y órdenes expedidas, resultando por consiguiente el mayor perjuicio y atraso en su evacuación, habiendo oído al Fiscal de V. M. D. Pedro Rodríguez Campomanes, tuvo por conveniente establecer y radicar la Jurisdicción y manejos de dichas temporalidades en el Presidente y acuerdo de aquella Real Audiencia, con el objeto de que procediese con plena autoridad en los negocios de ellas, precedida citación y Audiencia del Fiscal de V. M., cesando desde luego en este encargo el Subdelegado D. Francisco de Anda, Oidor de la misma Audiencia, nombrado por el Gobernador D. Simón de Anda y Salazar, sin privarle ni ser obstáculo alguno este motivo para asistir como los demás Oidores en el Real Acuerdo, a cuyo fin, y para que tuviese efecto se expidió la correspondiente Real Provisión en 23 de diciembre de 1774, que habiéndola recibido acordó su cumplimiento, y en su virtud procedió desde luego a recoger todos los papeles que existían en dicho Subdelegado y escribanía de Gobierno; a nombrar respectivos Comisionados en los diferentes Colegios y Misiones de aquellas Islas, y en calidad de superintendentes para el cuidado inmediato de sus operaciones a los Oidores; a señalar días para tratar en la Audiencia de estos negocios; a nombrar un Administrador general, y a formar un estado de la existencia de caudales con distinción de los pertenecientes a la ocupación y Obras Pías, de todo lo cual y demás providencias que estimó convenientes, dio cuenta el Real Acuerdo al Consejo con justificación en Consulta de 31 de diciembre del año próximo pasado; en cuya vista dirigirá el Consejo con la Nao que debe hacerse a la vela próximamente aquellas otras providencias que ha estimado oportunas a poner en debido arreglo las mencionadas temporalidades.

Del citado estado de Caudales y particulares oficios del Gobernador resulta que por la falta de ellos en las Reales Cajas y para subvenir a sus urgencias se vio precisado para ocurrir en parte de ellas a valerse de los respectivos a la ocupación y Obras Pías; de la primera, y de Rentas y productos hasta en la cantidad de 45.016 pesos, y de las segundas 85.399 pesos y 7 granos de capitales, sin que hasta la fecha de estos avisos se hubiese verificado su reintegración por la falta del situado y otros socorros de la Nueva España, por cuya razón no le fue posible a la Audiencia remitir caudal alguno de dichas rentas.

Por lo perteneciente a éstas expuso el Fiscal, estimaba conveniente consultase el Consejo a V. M. para que se sirviese mandar se reintegrase de su Real Hacienda en la Depositaria General de Temporalidades de esta Corte con los caudales existentes en España, o Indias, pertenecientes a aquella, poniendo en la Real consideración de V. M. la urgencia con que se necesitaban para recompensar los gruesos gastos con que han estado costeando, y continúan desde le extrañamiento a suplir las temporalidades de España los alimentos de los expatriados de Manila y todas las Islas Filipinas, sin que hasta ahora haya venido cantidad alguna de aquellos parajes, o se dignase V. M. resolver lo que fuere más de su Soberano agrado.

Y en lo tocante a los caudales de Obras Pías, manifestó se previniese al Real Acuerdo de Manila tratase de su reintegro con el Gobernador, procurando se verificase con toda la posible brevedad, para que pudiesen seguir los capitales el giro de comercio que se acostumbraba en aquella capital de darlos a riesgo, con los intereses de estilo para cumplir con el producto de ello los piadosos fines y objetos instituidos en sus Fundaciones.

El Consejo en vista de todo ha estimad conveniente encargar a la referida Real Audiencia el pronto reintegro de los 85.399 pesos y 7 granos de capitales de Obras Pías para que pueda seguir el giro acostumbrado de darlos a riesgo para cumplir con el producto de ellos los piadosos fines a que están destinados, y poner en la Soberana noticia de V. M. el uso que igualmente han hecho las Cajas Reales de Manila de los 45.016 pesos del producto de Frutos y Rentas, para que se digne V. M. tomas las providencias que estime convenientes sobre su pago, para que se verifique el cumplimiento de cargas en lo respectivo a la primera cantidad, y con la segunda de atienda a la manutención de los ex jesuitas y demás gastos que ocurren y exigen la mayor urgencia, pues como tiene hecho presente el Consejo a V. M. en su Consulta de 23 de mayo de ese año con referencia a los documentos que la acompañaron, es deudora la masa de temporalidades de Indias a la de España en 4.851.080 rls. y medio mvs. de vellón de los gastos suplidos con los individuos provenientes de aquellos dominios, y es mayor en el día, pues aunque han venido algunas porciones, no sufragan para los desembolsos que posteriormente han hecho las temporalidades de España por la propia razón.

  1. V.M. resolverá lo que sea más de su Real agrado y servicio.

Madrid, 21 de octubre de 1776.

*Selección y transcripción de Enrique Giménez López, 2017, bajo licencia Creative Commons “Reconocimiento – No comercial”. El autor permite copiar, reproducir, distribuir, comunicar públicamente la obra, y generar obras derivadas siempre y cuando se cite y reconozca al autor original. No se permite utilizar la obra con fines comerciales.

88x31